shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

Una lesión común en el futbolista “Esguince de tobillo”

Buenas a todos. Siguiendo con nuestro post sobre fútbol y Salud, hemos pedido al Dr. Enrique Delange  (Traumatólogo) que nos dedique una serie de entradas sobre las lesiones más frecuentes en jóvenes futbolistas. Hoy empezamos con el Esguince de Tobillo !!Muchas gracias por tu colaboración¡¡

ESGUINCE DE TOBILLO

Descripción general

Un esguince de tobillo es una lesión que se produce cuando te doblas, tuerces o giras el tobillo de una forma extraña. Esto puede estirar o desgarrar las bandas resistentes de tejido (ligamentos) que ayudan a mantener los huesos del tobillo unidos. Los ligamentos ayudan a estabilizar las articulaciones evitando el movimiento excesivo. El esguince de tobillo se produce cuando se fuerzan los ligamentos más allá de su amplitud normal de movimiento. La mayoría de los esguinces de tobillo suponen lesiones de los ligamentos en el lado externo del tobillo.

Síntomas

Los signos y síntomas de un esguince de tobillo varían según la gravedad de la lesión:

•Dolor, en especial cuando soportas el peso sobre el pie afectado

•Hinchazón

•Hematomas

•Amplitud de movimiento limitada

•Inestabilidad en el tobillo

•Sonido o sensación de chasquido al momento de la lesión

Cuándo consultar al médico 

A veces, es suficiente con las medidas de cuidado personal, pero si los signos y síntomas son intensos, puede que tengas un daño considerable en un ligamento o que te hayas roto un hueso del tobillo o de la parte inferior de la pierna.

Diagnóstico

Durante una exploración física, el médico te examinará el tobillo, el pie y la parte inferior de la pierna. Si la lesión es grave, podría recomendarte una o más de las siguientes exploraciones para descartar un hueso fracturado o evaluar más detalladamente la extensión del daño: Radiografías, Resonancia magnética (RMN), Tomografía computarizada (TC) o Ecografía.

Tratamiento

El tratamiento para el esguince de tobillo depende de la gravedad de la lesión. Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor y la inflamación, favorecer la curación del ligamento y recuperar el funcionamiento del tobillo.

– Cuidado personal

Para el cuidado personal del esguince de tobillo, usa el enfoque «R.I.C.E.» los primeros dos o tres días:

•Reposo. Evita actividades que provoquen dolor, hinchazón o molestia.

•Hielo. Usa hielo o sumerge la zona afectada en agua helada durante 15 a 20 minutos y repite el proceso cada 2 o 3 horas mientras estés despierto.

•Compresión. Con venda elástica o tobillera.

•Elevación. Levanta el tobillo por encima del nivel del corazón, especialmente por la noche.

– Medicamentos

Antiinflamatorios como el Ibuprofeno. Analgésicos como el Paracetamol.

– Dispositivos

Como caminar puede ser doloroso, es posible que tengas que usar muletas hasta que disminuya el dolor. En función de la gravedad del esguince, el médico te puede recomendar una venda elástica, una tobillera o, si el esguince es grave, se podría necesitar una férula o una bota para caminar.

– Fisioterapia

Una vez que baja la inflamación y se reduce el dolor lo suficiente como para volver a ponerte en movimiento, debes comenzar a hacer una serie de ejercicios de fisioterapia para restablecer la amplitud de movimiento, fuerza, flexibilidad y estabilidad del tobillo.

– Cirugía

En casos muy poco frecuentes, se realiza cirugía cuando la lesión no se cura o el tobillo sigue inestable después de un largo período de fisioterapia y ejercicios de rehabilitación

Leave a Reply