shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

UDLM 2ª INFANTIL vs ATH. FUENGIROLA: 1-4 Décimo sin premio

Primer tercio cumplido de liga con una nueva derrota liguera moscovita, la segunda consecutiva, frente a un autoritario Fuengirola, que quiso ganar a la contra y se encontró por el camino premios en forma de córners. La reacción moscovita no fue suficiente para un equipo mermado de efectivos. 

La lotería regala más ilusión que premios. Son días y semanas previas de sueños, esperanzas y anhelos personales y colectivos, que se comparten con los más cercanos, con los deseas disfrutar un futuro más feliz. 

No solo depende de uno, pero no por ello se deja de perseguir. De hecho, es lo único que se puede y debe hacer: quererlo. 

La semana tampoco ayudó a ello: a las bajas de Raúl Triviño y Alex Rueda, se sumó a última hora la ausencia de Alex Quesada. Columna vertebral del equipo diezmada. Unas cuantas papeletas menos… 

El domingo amaneció húmedo, con el campo rápido, del que exige precisión en el pase y rapidez de ideas. 

No empezó mal el once moscovita, intentando imponer su presión alta e intentando entrar por bandas. Pero ellos buscaban el gordo a la contra. Su apuesta era clara, jugando intenso para meter balones al espacio para su rápido delantero Alejandro Blanco. 

Dolores de cabeza y cadera

Dos jugadas así fueron desaprovechadas ante Álvaro, pero por desgracia, en el primer saque de córner botado por los costasoleños, su centra Morris Turjerman marcó de cabeza en área pequeña. Era el minuto 13. 

No dejaron de afanarse los locales en ataque, que incluso marcaron un gol que fue anulado en fuera de juego por parte de Óscar, el resto de la primera parte. Pero en el último minuto del primer acto, se repitió el infortunio: nuevo gol de cabeza en área pequeña a saque de córner.  En este caso, fue Lucas Barrios el autor del gol. 

Duro mazazo y media papeleta consumida sin premio. Losa potente para el ánimo local, que a pesar de ello, comenzó la segunda parte intentando cambiar el sentido de su fortuna. 

Empezó el segundo round con lluvia de golpes a ambos lados. El más contundente y desafortunado, el de Nenito. El zurdo moscovita se lesionó al bote de una falta desde el centro del campo. Otra ficha perdida, para el partido y para un mes más. 

El mayor número de ocasiones locales fueron a costa de sufrir otras tantas en contra, pero Fernando logró oscurecer el brillo visitante en todas las ocasiones que se generaron frente a él. 

No tuvo tanta fortuna, no obstante, en el penalty que puso el 0-3, que pudo tocar pero no atrapar. Como el que tiene el número completo de la lotería, pero le falta el único número y no tiene ni la devolución. 

Ese gol llegó justo después de la mejor ocasión local, que en la línea de la suerte de la jornada, no terminó  en gol un remate de Nikita de cabeza en centro desde la banda derecha. 

Partido decidido a falta de media hora, principalmente, por los mazazos recibidos y por las limitadas opciones físicas ante un rocoso Fuengirola, que redondeó un brillante partido, con unos centrales bastante seguros y un juego colectivo consistente, a pies del pequeño 10 Rubén Bracho, y unos delanteros potentes y peligrosos, que maniatarón a la defensa blanquiverde durante los ochenta minutos de partido. No parecía el equipo al que visitamos en julio. .

Pedrea

Como la ruleta que marca “otra oportunidad”, los moscovitas siguieron con la cabeza alta y poniendo cara al partido, de tal forma que una jugada fraguada por Alessandro y Carlos Guerrero en banda izquierda, culminó éste con un disparo cruzado alto que significó el primer y único gol local del partido, primero del ocho moscovita en esta liga.  

Para no terminar con mal sabor estas líneas, destacamos el debut cumplidor de Hugo Maireles con sus compañeros, la vuelta de Iker y el gran partido de Fernando en la segunda parte. 

No siempre toca. Seguiremos jugando hasta que haya una oportunidad. 

Leave a Reply