shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

UDLM 2ª Infantil vs CD Estepona

UDLM 2ª Infantil 1 - 2 CD Estepona
06 Oct 2018 - 12:00Alejandro Martín

Primera derrota liguera del equipo moscovita frente a un poderoso Estepona candidato a ganar el campeonato. El gol tempranero local no fue suficiente para contrarrestar el ímpetu esteponero, que remontó en media hora y supo sufrir ante el empuje local de la segunda mitad.

Competencia y competitividad tienen la misma raíz, pero hay facilidad en confundir los términos, e incluso peor es que pueda valorarse más la competitividad que la competencia.

Competencia es la lucha personal, que depende solo de uno mismo, de su superación. Buscar ser competente es luchar por ser mejor cada día.  La competitividad, sin embargo, es fijar la vista en el otro para ver en qué posición está ante la meta. Es el competidor.

La competencia busca ser mejor, la competitividad busca la victoria. El más competitivo no es el más competente. Es justo al contrario: el más competente es el más competitivo.

Un rasgo que define a la generación 2005 moscovita es la capacidad de competir al máximo nivel. Siempre ha sido un grupo difícil de ganar y que se maneja muy bien en grandes duelos. Este equipo es competente y será competitivo siempre.

Aunque el partido se decantó de lado costasoleño, nadie duda del carácter y mentalidad de estos chicos de cara a futuras jornadas.

El equipo moscovita sufrió la primera derrota liguera frente al Estepona en casa por 1-2, pero los jugadores mostraron en todo momento su capacidad para luchar tú a tú frente a un ordenado y rocoso equipo. La competición se presenta apasionante por lo igualado y vibrante.

Inicio soñado

Imposible mejorar el primer minuto. En el primer contraataque, se produjo una situación de superioridad de tres a dos jugadores. De la Plana y Lozano han planteados días atrás esa misma situación en los entrenamientos.

La ejecución fue perfecta: Manu Sánchez recibió en el círculo central, avanzó hasta habilitar a Camacho en el carril derecho y éste pinchó una pelota perfecta al segundo palo para que Óscar colocara de cabeza la pelota arriba dentro de la portería visitante. Golazo a la altura del duelo, con gradas repletas en el Alejandro Martín.

Pero el once visitante no cambió su discurso a pesar del pronto golpe moscovita: presión intensa en centro del campo y movilidad de sus delanteros con peligrosas diagonales.

Antes del cuarto de hora, un robo tras presión en la salida del balón propinó el empate en un remate de Alberto. Y antes de la media hora, en una nueva presión, el ariete Daniel Román (cinco goles en liga ya) de cabeza certificó la remontada. Resultado justo en el descanso, puesto que poco peligro ofreció la UD La Mosca en la primera parte tras su madrugador gol.

Inflexión

La segunda mitad comenzó de otra manera. Los locales comenzaron a ganar los balones divididos y se logró combinar un poco más para generar situaciones de profundidad.

La primera de ellas la tuvo Fran García. El potente 19 local ganó una preciosa carrera al lateral, pero en el mano a mano, un brillante Antonio Franco impidió el empate mosqueño.

Y también el portero titular, el enorme Salvi, hizo lo propio a falta de diez minutos con Camacho, tras preciosa pared con Óscar.

Pero en veinte minutos que jugó el portero suplente visitante, además de la comentada ocasión frente a Fran, logró despejar un precioso remate de Ignacio de cabeza, poniendo la mano muy arriba, así como parando un penalty a Óscar minutos antes.

Pena máxima que provocó hábilmente el constante 10 local y que anotó en primera instancia, pero que el árbitro mandó repetir. La estirada al palo del portero visitante fue la acción individual del partido.

A la contra el Estepona intentó sentenciar en los últimos minutos, pero Álvaro se hizo grande dentro de su área en las dos salidas frente a los delanteros.

La clasificación se ajusta aún mucho más. Sin equipos con pleno de puntos, la UD La Mosca se sitúa tercera, a un punto del liderato.  En La Luz se retomará la senda positiva.

LOS DATOS

En casa, todos los goles en la primera parte. Óscar, tres goles en liga.