shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

Crónica UDLM 2ª Infantil vs Málaga CF: DecaVictoria

Memorable tarde futbolera que vivió el feudo moscovita con la décima victoria consecutiva del preferente infantil frente al Málaga CF y que supuso adelantarle en la tabla y alcanzar la cuarta posición, en un ambiente espectacular de fútbol, con gradas absolutamente llenas, tras un partido que tuvo todo lo que un aficionado al fútbol busca. El equipo alarga su racha y reta al Vélez directamente para lograr el puesto de bronce en la próxima cita. 

Mi equipo le ganó al Málaga. Mi niño le ganó al Málaga. Cuando jugamos en infantil, también le ganamos al Málaga…

El domingo en la comida familiar. El lunes en el trabajo. El lunes en cole. Dentro de unos meses. Cuando este equipazo cuelgue las botas…

Siempre recordará la familia moscovita la tarde inolvidable de fútbol vivida en el Alejandro Martín, que pareció diseñada para perdurar en la memoria feliz de los jugadores, cuerpo técnico y familiares del preferente blanquiverde. 

Bajo un ambiente festivo (casi feriante), con barbacoa, globos, bombo y gentío a centenares, que aprovechó la inercia de la celebración del título liguero de los baby del club, el tándem De la Plana-Lozano extrajo la mejor versión de actitud y compromiso de su plantilla para doblegar justamente a un Málaga CF encogido por la ambición local. 

Salió al campo el once moscovita de la mano de los pequeños campeones,  con el logo de “DECA” en el pecho,  como premonición de la décima victoria consecutiva. 

Si me muerdes, te como

Las fichas verdes en el estrecho tablero cumplieron el plan del cuerpo técnico a la perfección. Los balones disputados eran locales, la presión blanquiverde bloqueaba cualquier intento de creación malaguista. 

En ataque, Manu Sánchez, Camacho y Alessandro lograban bajar la pelota y combinar para crear peligro punzando la banda siniestra. No dieron fruto de ocasiones claras, pero sí se acumulaban las faltas y corners a favor, que además, en segunda jugada acababan en medias verdes, pero sin posición franca de remate. 

A pesar de ello, el Málaga CF buscaba los flancos para encontrar a su peligroso ariete Álvaro Sánchez, sin la fortuna que sí encontró de manera accidental en un balón aislado: una indecisión en el despeje moscovita acabó en contra finalizada por maestría en la escuadra de nuestro Álvaro Marchal, que a pesar de su estirada no pudo evitar el primer gol.  Mordisco aislado de brillantez, que tuvo respuesta inmediata

El ánimo moscovita era rebosante y no fue el 0-1 un traspiés. Al contrario, se convirtió en acicate para la ambición de los blanquiverdes, que en un nuevo rechace en córner local Álex Quesada resolvió a media vuelta para empatar la partida. Precioso gol botando tras larguero de Quesamiro, que además sirve para dar justicia estadística a su brillante rendimiento en el trabajo oscuro.  Media hora de partido y vuelta a empezar con el 1-1.

La rabia en la celebración demostraba que la ambición estaba intacta y que la determinación era clara.  Las emboscadas en el centro del campo siempre tenían como presa a los malaguistas, con un Ale Contreras inédito en su vuelta a casa, clave para conectar el ataque malaguista, perdido entre los balones que recuperaban Ruedakitic y Nikita y las anticipaciones aéreas y cortes de toda la defensa local.

Agonizando el primer tiempo, llegó la jugada más brillante del partido. Luciano ganó una disputa en el círculo central y comenzó a sortear fichas negras como en el juego de las damas: un slalom entre medios malaguistas para asistir al hueco con el exterior entre defensas para que Fran lanzara la diagonal contraria desde la cal izquierda, encarara al portero visitante y marcara de disparo cruzado al palo largo. Golazo con dos acciones individuales de mérito. 

Locura en la grada y en el césped. Su madre, Gema, lo vaticinó una hora antes: Fran marcaba (ya lo hizo en la ida). Remontada antes del descanso que marcaba el partido hacia inercia ganadora. La decavictoria estaba más cerca. 

No cambió el plan en la segunda mitad. La grada bozaba y el equipo empujaba por el tercero. La banda derecha retomó la presión a la meta visitante y en los diez primeros minutos el tercer gol se asomaba. Raúl progresaba para intimidar a los negros blanquiazules y Camacho sacaba petróleo en la esquina derecha del tapete. 

El partido se equilibró por el lógico desgaste físico y se tornó más trabado, cuestión de la que la UD La Mosca no salió bien parado. 

Fichas rojas

En dos minutos, dos fichas verdes salieron del césped por sendas tarjetas rojas por protestar: Camacho en el 70 y Toscano en el 72. El choque cambió de plan: había que mantener el resultado con nueve jugadores y desde el banquillo se blindó el área local. 

Puro nervio… La grada animaba a los termitas como vía de escape al sufrimiento, pero solo pudo apretar el Málaga CF con balones frontales colgados, donde la inferioridad no era tan evidente. No obstante, un par de ocasiones agitaron la alegría local. Fer tuvo que zanjar los balones que rondaron el área pequeña y perder el mayor tiempo posible entre acciones para lograr escuchar el pitido final, sonido que desató la alegría moscovita.

La multitud de aficionados que apoyaron a su equipo esperaron a su salida para disfrutar de una feliz y memorable tarde futbolera. Caen las victorias en el césped y las blancas Victoria para celebrarlo en el bar. 

“Luchando con firmeza, serás el triunfador”, dice la letra del himno del Málaga. Fue la Mosca quien lo siguió al pie de la letra. 

Como ficha y me cuento diez 

Ficha verde se come ficha azul y cuenta diez. La victoria permite comerse al Málaga en la clasificación, superarle y sumar diez victorias consecutivas y tener la ficha blanca del Vélez a tiro de partido y la del 26 de Febrero con la penúltima jornada en la mente, si los deberes se siguen cumpliendo. . 

Caminos directos a la casilla final, ganando en confianza y asumiendo que aún queda mucho por jugar y jugarse. 

Por cierto: mi equipo ganó al Málaga…

Leave a Reply