shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

Crónica UDLM 2ª Infantil vs CD Tiro Pichón: Puerta cerrada conquista Tiro

Duodécima victoria consecutiva del preferente moscovita, que se asienta en la tercera plaza tras ganar a un aguerrido Tiro de Pichón, merced a su sobriedad defensiva y el acierto de los guardametas, el acierto de cara a puerta y no perder la cara en un encuentro batallado hasta el límite permitido por la colegiado. Seis finales por delante para alcanzar los sueños. 

Tiro es una ciudad histórica, patrimonio de la Humanidad, situada al sur de Líbano, con un puerto estratégico que fue la capital y clave para el florecimiento económico fenicio, que se extendía hasta más allá del mar Mediterráneo. 

Isla amurallada, el nombre de la ciudad significa “roca”, fortaleza en zona bélica, cercana a Beirut, que históricamente se ha visto envuelta en conflictos importantes entre palestinos e israelíes. 

Cristianos, árabes, otomanos, mamelucos, italianos, franceses… Hasta caer a manos libanesas, la ciudad ha pasado por muchas manos en toda su historia, por lo que sus muros y aguas cuentan historias de luchas y disputas. 

El partido frente al Tiro de Pichón era ansiado y temido a la par, con el recuerdo del dolor de dos codos y una dura derrota. 

Y Tiro vino a defender su fortaleza como lo hizo en la ida, sin ceder un metro, sin dejarse conquistar. 

One-Shot

A estilo Fornite, el partido empezó con la tormenta moscovita aislando a sus rivales en el norte de la isla, con el balón sin poder salir. Y muy pronto, en el minuto 3, Manu Sánchez presionaba en línea de fondo de “Chiringuito Chatarra”, forzó un mal despeje que recogió Nikita para asistir de cabeza a Carlos que, armado en “Parque Placentero”, disparó como francotirador con un sonido seco de impacto que certificaba “A tiro” del primer impacto de gol, como si siguiera en el mismo lugar desde donde marcó en Vélez. Guerrero ponía la pelota en la red de la “Albufera Apacible”, tercera vez en la temporada que UDLM se adelantaba en los diez primeros minutos. 

La tormenta se desplazó gradualmente hacia el sur durante la primera parte, donde el marcador fue logrando más valor, motivado por el empuje verdirrojo, pero sostenido por vigor defensivo, con Ignacio, Camas, Nenito y Mario atentos y contundentes en los cortes, donde era imposible “campear” y no dar la cara en el frente. Villegas, con fiebre, tuvo que ser sustituido nada más iniciar el partido. 

Venía el peligro local por banda izquierda, donde aprovechando el aire a favor y el potente saque de Fer, tanto el “canío” como Alessandro intentaron hacer daño a la espalda de la defensa.

Pero a poco del fin del primer tiempo, el ariete pichonero se giró dentro del área para rematar la caída de un balón aéreo en falta. Puso la pelota en la cepa del palo, pero se encontró el guante izquierdo de “Fer2005e”, estirada salvadora plena de reflejos y elixir para llegar al descanso con la victoria momentánea. Tiro-gol, tiro-parada. La diferencia que marcaba el resultado parcial. 

Magno 

Con gran fiereza se defendió la ciudad de Tiro tres siglos antes de Cristo de la conquista de Alejandro Magno. Éste construyó un istmo con piedras para poder acceder a la isla y batir su defensa heróica casi un año después, luchando casi casa por casa para batir a los soldados tirios. 

Fue otro Alejandro, Rueda, el que pudo resarcirse de su lesión del partido de ida con el gol de la tranquilidad en una contra para batir a los pichoneros del Tiro. 

Fue una contra bien llevada por los locales, que con Toscano en el carril central y bien abiertos a las bandas, facilitaron la conexión 21-22 del espresso local y Nacho dejó solo a Álex para penetrar en el área y cruzar a la cepa el 2-0 en el minuto 48.  Justo en el sector del campo donde Rueda fue empujado y se lesionó en la ida, marcó su gol. Karma, justicia, revancha. 

Estaba lejos el final del partido, pero el tanto pesó en el ánimo visitante durante unos minutos, donde el tercero pudo llegar en nuevas oleadas por bandas.

Salió bien la variante táctica de cambiar de banda a los extremos, puesto que tanto Luciano como Manu Sánchez entraron más en juego y se construyó peligro en ambos flancos. 

Eficacia máxima para casi sentenciar el partido, que no la lucha, puesto que se acució el enfrentamiento en el campo, donde cada balón era jugado con intensidad más allá del reglamento, pero permitida por la colegiado, en lo que parecía una reedición del combate en Vélez una semana antes. 

El centro del campo se convirtió en campo de batalla, con Quesada y Nikita fajándose en trincheras y la defensa acudiendo valientes al frente de batalla y Mario de escudo-tanque de contención. 

Alegría inmensa en pena máxima

Tiro no cedía en su orgullo de ser vencido y seguía apretando con lo que le permitiese el rasero arbitral. Su esfuerzo tuvo premio en el 78, con un penalti que podría suponer el milagro de intentar puntuar en el Alejandro Martín. 

Pero el juego psicológico lo ganó Álvaro, que aguantó y adivinó la intención de Antonio Armiñán y atajó el penalty a su derecha, para así certificar el triunfo moscovita, el número doce consecutivo, dejando por novena vez en la temporada la portería a cero, sexta en casa.

El trabajo defensivo colectivo, la brillantez de reflejos de los porteros y el acierto en el disparo daron brillo al esfuerzo colectivo de un encuentro duro y exigente. 

Espera Fuengirola con el recuerdo de un 1-4 en casa que dolió muchísimo. Su campo es de los más grandes de la categoría. Es el equipo más goleador de la liga (80 goles ya) y totalmente imprevisible. Han vencido también a Marbella y Málaga CF. No obstante, en pretemporada, la victoria moscovita fue contundente. 

A falta de seis partidos para el fin de la competición, está más apasionante que nunca y el esfuerzo moscovita permite seguir soñando hasta el último día. 

Leave a Reply