shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

Crónica CD 26 de Febrero vs UDLM 2ª Infantil: Turronazo de “chocolate”

Meritoria victoria moscovita con remontada incluida en el siempre complejo campo de La Virreina, donde un enrachado equipo local vio truncada su racha de siete partidos seguidos con victoria gracias a la reacción brillante de los discípulos de De la Plana y Lozano en el último tramo de partido. 

Algún día volvería, todos lo sabían. Y por eso se echaba de menos. Por eso se sufre, se encaja y se busca cada semana, cada día. Porque llega el día en que las sombras desaparecen por la luz que irradia. Porque la sonrisa tapa toda tristeza. 

No era nuestra casa, pero cuando llega, cualquier lugar es bueno. Aunque la directiva del club intente amedrentar al árbitro durante y después del partido, aunque los jugadores del otro equipo amenacen e insulten a los moscovitas. 

Aunque a los cinco lesionados, se sume una baja en la primera parte por problemas en el talón de Ale Camas. Aunque a veinte minutos del final, la película del partido parecía que conducía a un final ya visto, en la estación de la derrota, comenzó el cuento de navidad: aterrizó la victoria y nos abrazó como el familiar que llega en Navidad y que a pesar de la distancia, sentimos que nunca se fue. 

Y es que la victoria es hermana de este grupo, pero se había escondido para que la encontraran, juego infantil que se convirtió en pesado, en forma de infortunios, lesiones y desánimo. 

En el tercer domingo, el gaudete, el de la alegría, el adviento devolvió a tiempo la recompensa que ser merecían los moscovitas. 

Vientos de carbón 

Cualquiera diría que el equipo enrachado y segundo, era el local. El once moscovita salió imponiendo su juego, tocando en campo rival. Las ocasiones, como habitualmente, no eran muchas, pero el dominio era claro. Nikita y Quesada dominaban el centro del campo. 

Pero el viento en contra en la primera parte no ayudó en la primera pelota a balón parado del 26 de febrero.
Rubén Comitre, primo de nuestro Nacho Toscano, puso desde el centro del campo el balón con su zurda al punto de penalty. Desde el mismo punto donde nos marcó en ese mismo campo el Málaga el primer gol. Y el segundo del Tiro. 

La pelota pasó por encima de los jugadores de ambos equipos, sin que nadie la tocara, tapando la visión de Dani Hernández, que además vio como tras el bote, el viento empujara la pelota a la red sin poder evitarlo. Un gol a favor para el 26 de Febrero sin tirar a puerta. Un centro que vale oro, incienso y mirra para unos, y carbón para los de casi siempre. 

Minuto 16 y una vez más, a balón parado, el marcador se desnivelaba. Pero la defensa continuó férrea: Mario fue un mariscal aéreo y el resto de la defensa y los mediocentros defensivos no cejaron en pelear todos los balones divididos sin descanso, con especial mención para un constante Álex Quesada y un sacrificado Hugo Maireles. 

La ocasión más clara para empatar ocurrió poco después: Quesada cambiaba de orientación un balón a la espalda de la defensa, que bajó Alessandro con calidad en el pico del área pero que cruzó rozando el palo. Preciosa jugada que fue la más destacada de la primera parte, junto a un tiro aéreo de Manu Sánchez. 

El equipo palmillero creció con el resultado a favor, impuso su físico y aprovechó el viento a favor para que el balón se compartiera en el centro del campo el resto de la primera manga. 

Pero la sensación al descanso era clara: no eran mejores y los once puntos que la tabla marca entre ambos equipos es otro cuento. 

Profeta 

El partido se empezó a ganar el lunes, en el entreno en la fría noche caleña. De la Plana y Lozano plantean un ejercicio en el campo de fútbol 7, donde los niños simularonn jugar un partido con un equipo en superioridad numérica y con cuenta atrás en el reloj. Los niños disfrutaron y lo dieron todo en el ejercicio bajo un ambiente competitivo en un aura divertidísima. 

Las buenas sensaciones también llevaban buenas nuevas: el renacimiento se había escrito ya y no lo sabíamos.
El ejercicio se transformó en real. En el minuto 54, un balón dividido con peligro de contra letal local, fue cortado por Alessandro en un choque de fuerza brutal contra el otro 17, Antonio Jiménez. Falta técnica necesaria que el árbitro, con personalidad intachable, zanjó con amarilla visitante y roja local, tras escuchar los graves insultos proferidos por el celeste en el lance.
A partir de ahí, el dominio moscovita se acentuó, y las ocasiones comenzaron a sucederse: Fran finalizó una brillante internada con un tiro alto y Carlos Guerrero enganchó un potente disparo lejano desde fuera del área que el portero local sacó de la mismísima escuadra con un paradón impresionante. 

El 26 de Febrero reaccionó unos minutos presionando más arriba y reconduciendo el juego a balones más directos. Pero Ignacio, Luciano, Alejo y Mario no perdieron ningún duelo en toda la segunda parte, anulando a Nene y el resto de delanteros locales. 

Feliz cumpleaños 

El equipo seguía creciendo y asediaba más al equipo local. Pero el cuento de Navidad se abrió en el minuto 68 y transcurrió en cinco minutos. 

Carlos Camacho recibe una falta en media luna local, que él mismo se encargó de ejecutar de manera magistral por encima de la barrera y al palo del portero, que esta vez no repitió el milagro en forma de parada. Empatazo al fin y celebración de Carlos a su padre Sergio por su cumpleaños. Golazo y a por la remontada. 

Suchard 

Cuatro minutos después, el momento más dulce de la tarde, de las últimas semanas, llegó al fin.
Fijar al impar se llama en balonmano: atacar a un extremo para terminar la jugada con el compañero libre en el otro extremo. 

Manu Sánchez gambetea en el lateral del área, pasa a Guerrero en paralelo, que a su vez, proyecta a Camacho en el punto de penalty, y éste cede a su derecha a Luciano, que solo, avanza y cruza al primer palo por bajo para marcar el gol de la remontada. Bocado dulce de victoria en el campo del “chocolate”, saboreado en el paladar hasta el final del partido, donde supieron matar el partido con triangulaciones por banda izquierda y con briega de todo el equipo, desde Óscar hasta Álvaro, para saborear una victoria de renombre. Se cambia el rojo por el verde en la racha de resultados en el momento más oportuno. ¿Qué esperábais? Nadie lo dudaba. Felices fiestas. 

Leave a Reply