shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

CD El Palo C vs UDLM 4ª Alevín B: Si yo cambio, todo cambia

“Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho” es una de las frases más conocidas del genial Oscar Wilde. En el verde del Nuevo San Ignacio se pudo ver a un equipo que ha dado un cambio de 180°, un equipo que cree en sí mismo, un equipo que nunca da un partido por perdido y un equipo que cree en lo imposible porque sólo es algo un poco más difícil de lo normal.

Solo así se entiende que un partido iba 4-3 para el líder imbatido en el minuto 67 termine en 4-5 para los nuestros en el 70. Pero empecemos por el principio, que puede que así se entienda aún más el mérito de nuestro Cuarta Alevín.

El encuentro no pudo arrancar peor, ya que el CD El Palo se puso por delante a los 25 segundos con un misil que se coló por la mismísima escuadra de la portería defendida por Vicente. Pero los ‘moscovitas’ no acusaron el golpe y empezaron a dominar el partido y a tener las ocasiones más claras, como un gran cabezazo de Lucas que se estrelló en el larguero.

A pesar de todo, el fútbol castigó con dureza a la UD La Mosca y en una jugada embarullada, los locales colocaron el 2-0 en el marcador. Tocaba levantarse de la lona después de los dos directos y a fe que lo hicieron. Un latigazo espectacular de Álvaro Cruz puso el 1-2 en el marcador. No contento con eso, ejecutó una falta escorada de forma perfecta y la coló en la escuadra para llevar el partido al descanso con 2-2.

El segundo tiempo comenzó como había terminado el primero, con un mayor empuje por parte de la UD La Mosca y un CD El Palo un poco aturdido por los dos goles que había encajado. Fruto de ese arreón, llegó el 3-2 merced a un tiro de Álvaro Ocaña que rechazó la guardameta, pero que Lucas estuvo más rápido que nadie dentro del área para colocarla en el fondo de las mallas.

Parecía que lo más difícil se había conseguido, pero nada más lejos de la realidad. El líder no había dicho su última palabra y en siete minutos lograron darle la vuelta al marcador, tocaba una nueva demostración del giro que ha dado el equipo de un año a otro.

Un pase al hueco de Ocaña fue recibido por Alejandro Navarro que, cuando iba a fusilar a la portera, le hicieron un penalti clamoroso. A nuestro ‘11’ no le pudo la presión y con un disparo ajustado puso el 4-4. Corría el minuto 68 y quedaban dos para que el partido tocase a su fin. Un empate en casa del líder podría darse por bueno, pero una victoria siempre es mejor.

En el último minuto, una falta cerca del centro del campo se antojaba como la jugada decisiva y, en eso, Álvaro Ocaña se está convirtiendo en un especialista. Al igual que hiciese contra Albion en la primera jornada, colocó el balón, tomó carrera y ejecutó un lanzamiento con maestría que se coló lamiendo el larguero de la meta rival. El 4-5 era una realidad y el premio a un partido magistral eran los tres puntos en el campo del líder. Porque si yo cambio, todo cambia…

Leave a Reply